¿Por qué estamos programados para creer en los mitos de SEO (y cómo detectarlos!)

Dale a alguien un pescado y comerá por un día. Enséñale a alguien a pescar y comerá toda su vida. Sí, es un juego de palabras de SEO. Este es también el propósito de este artículo.

Si revisa alguna de las increíbles comunidades de SEO en Twitter o LinkedIn, inevitablemente se encontrará con algunos mitos comunes de SEO:

  • “Más tiempo dedicado significa una buena experiencia de usuario, por lo que debería ser un factor de clasificación”
  • “Una tasa de rebote alta indica una mala experiencia de usuario, por lo que debe ser mala para el SEO”.

Las publicaciones en las redes sociales como esta generan mucho compromiso. Como resultado, refuerzan los mitos que tratamos de destruir mediante la repetición, la evidencia falsa y la lógica defectuosa. El problema tampoco se limita a las redes sociales. Hay muchos sitios web de alto perfil que presentan suposiciones como hechos porque los lectores se las comen.

Estos mitos son un gran problema porque son pistas falsas. Hacen que los anunciantes prioricen los proyectos que no mejoran el contenido, la experiencia del usuario o el rendimiento de búsqueda de Google.

Entonces, ¿cómo se reúne la comunidad SEO en torno a la verdad? Podemos empezar con dos cosas:

  1. Los SEO tienen que admitir que nuestras personalidades y profesiones nos obligan a creer en mitos. Tenemos un profundo deseo de respuestas, control y previsibilidad, y una profunda desconfianza hacia Google.
  2. Necesitamos reconocer los factores psicológicos y ambientales que afectan nuestra capacidad para separar la realidad de la ficción.

Entonces, en lugar de romper mitos individuales, preguntémonos “¿Por qué?”. En otras palabras, aprendamos a pescar.

Razones internas por las que creemos en los mitos del SEO

Veamos algunos factores internos, como nuestros pensamientos y sentimientos, que influyen en nuestras creencias.

1. Los SEO necesitan estructura y control

El SEO es una rama fascinante del marketing porque nuestro rendimiento está impulsado por un algoritmo en constante cambio sobre el que no tenemos control. De hecho, hubo más de 5000 actualizaciones de algoritmos de Google solo en 2021.

En otras palabras, los SEO viven en un mundo de adicción paralizante. Incluso las señales de clasificación más altas que conocemos pueden variar según la industria, la consulta de búsqueda o el contenido disponible en el índice de Google. Por ejemplo, si ejecuta sitios web en las industrias financiera o de atención médica, EAT es vital. Cuando publicas contenido de noticias, la velocidad de ejecución es muy importante.

Para tener una idea de la estructura y el control, buscamos otras formas de influir en los resultados. Pero hay dos problemas con este enfoque:

  • Sobreestimamos la influencia de los factores de clasificación individuales
  • Pensamos erróneamente que algo es un factor de clasificación de Google cuando no lo es.

Nuestra necesidad de aumentar nuestro propio nivel de control está respaldada por la psicología. Un estudio de 2016 descubrió que la necesidad de estructura de una persona los hacía más propensos a creer en una teoría de la conspiración.

“La tendencia humana a reconocer patrones cuando no existen ha sido comprobada en el comportamiento del consumidor. La investigación actual muestra que a medida que aumenta la necesidad personal de estructura (PNS, por sus siglas en inglés) (es decir, exigir previsibilidad y disgusto por la incertidumbre), surgen percepciones falsas de los patrones de consumo.

Si se encuentra atrapado entre la realidad y la ficción, no permita que su deseo de control dicte su decisión final.

2. La necesidad primordial de reconocer patrones

El cerebro humano es excelente para reconocer patrones. A lo largo de la historia, hemos tenido esta capacidad de tomar mejores decisiones y asegurar la supervivencia de nuestra especie. Desafortunadamente, somos tan buenos para reconocer patrones que los creamos.

El reconocimiento de patrones falsos tiene varias desventajas:

  • Esto puede influir en las decisiones de SEO que pueden afectar a todo el sitio.
  • Si exagera públicamente el enlace, otros pueden malinterpretarlo como un hecho.

Un excelente ejemplo apareció recientemente en Twitter. Se le preguntó a John Mueller de Google si agregar demasiados enlaces a la navegación principal de su sitio podría dañar el tráfico de Google Discover. La persona que hizo la pregunta hizo varias pruebas y vio resultados positivos, pero Mueller dijo que era solo una correlación interesante.

“Todavía usaría ‘no relacionado’. Como se indica en nuestros documentos, dada la naturaleza aleatoria de Discover, el tráfico de Discover es menos predecible o confiable en comparación con la búsqueda y se considera complementario a su tráfico de búsqueda.

Afortunadamente, esa persona fue directamente a la fuente en busca de una respuesta, en lugar de publicar un estudio de caso que podría tener un impacto serio en las decisiones de navegación del sitio.

3. Sesgo de confirmación

Está bien documentado que las personas aceptan información que respalda sus creencias y rechazan información que no lo hace. Es un rasgo original que evolucionó cuando empezamos a formar grupos sociales. Los primeros humanos se rodearon de otras personas de ideas afines para asegurar su supervivencia.

Uno de los estudios más famosos sobre el sesgo de confirmación proviene de Stanford. Para el estudio, los investigadores dividieron a los estudiantes en dos grupos opuestos según sus creencias sobre la pena de muerte.

Un grupo abogó por la pena de muerte, creyendo que reducía el crimen. El otro lo rechazó, creyendo que no tenía ningún impacto en el crimen.

A cada grupo se le pidió que respondiera a dos estudios, uno que apoyaba su opinión y el otro que no estaba de acuerdo. Ambos grupos encontraron mucho más creíble el estudio consistente con sus creencias, y cada uno se basó más en sus creencias originales.

Los practicantes de SEO son especialmente propensos al sesgo de confirmación debido a nuestro miedo a equivocarnos. Formulamos hipótesis, probamos, construimos, optimizamos e iteramos. Si nos equivocamos con demasiada frecuencia, desperdiciamos tiempo y dinero y ponemos en riesgo nuestra reputación y nuestros trabajos.

Tenemos tal necesidad de tener razón que aceptamos mitos que confirman nuestras creencias en lugar de admitir nuestros errores.

4. Falta de confianza en Google

Es seguro decir que la mayoría de los SEO no confían en Google. Esto llevó a algunos de los mitos de SEO más antiguos que pude encontrar. Incluso después de siete años de repetidas negativas de Google, muchos expertos en SEO todavía creen que el compromiso es una señal de clasificación.

Aquí está John Mueller rompiendo el mito del compromiso en 2015:

“Creo que ni siquiera vemos lo que la gente está haciendo en su sitio. Ya sea que estén completando formularios o no, ya sea que realmente estén convirtiendo y comprando algo… Entonces, si no podemos verlo, no podemos explicarlo. Entonces, desde mi perspectiva, realmente no consideraría esto como un factor de clasificación.

Casi siete años después, en marzo de 2022, a John se le volvió a hacer la misma pregunta y su respuesta fue la misma:

“Así que no creo que usemos el compromiso como un factor”.

Y, sin embargo, los SEO se acumularon en los comentarios. Te animo a que los leas si quieres tener una idea del intenso nivel de sospecha. Esencialmente, los SEO analizaron en exceso las palabras de Mueller, cuestionaron su honestidad y afirmaron que estaba mal informado porque tenían información interna contradictoria.

5. Síndrome del impostor

Incluso los profesionales de SEO más experimentados admiten sentir el dolor del síndrome del impostor. Es fácil encontrar discusiones en Reddit, Twitter y LinkedIn sobre cómo cuestionamos nuestro propio conocimiento. Esto es especialmente cierto en público cuando estamos rodeados de nuestros compañeros.

No hace mucho, Azeem Ahmad e Izzie Smith hablaban sobre el síndrome del impostor. Mira lo que dijo Izzie:

“Es realmente difícil salir y compartir tus ideas. Todos estamos demasiado asustados. Creo que la mayoría de nosotros tenemos este síndrome del impostor que nos dice que no somos lo suficientemente buenos”.

Esto contribuye a los mitos de SEO de muchas maneras. En primer lugar, erosiona la confianza en uno mismo, lo que hace que las personas sean más propensas a creer en los mitos. En segundo lugar, evita que las personas que quieren cuestionar información inexacta hablen públicamente por temor a ser atacadas.

No hace falta decir que esto permite que los mitos se extiendan a la comunidad en general.

La mejor manera de combatir el síndrome del impostor es garantizar que las comunidades de SEO sean seguras y apoyen a los nuevos miembros y las nuevas ideas. Ser respetuoso, de mente abierta y tolerante. Si más personas hablan cuando algo anda mal, podemos mantener a raya algunos mitos molestos.

Por razones externas, creemos en los mitos del SEO

Ahora echemos un vistazo a las fuerzas externas como compañeros y editores que nos llevan a creer en los mitos de SEO.

1. Presión de grupo

La presión de grupo está estrechamente relacionada con el síndrome del impostor, excepto que proviene del exterior. Hay una sensación de coerción por parte de los compañeros, ya sea un grupo grande de SEO, un experto conocido, un mentor o un colega cercano.

Dado que los humanos son criaturas sociales, nuestro deseo de conformarnos a menudo supera nuestro deseo de tener razón. Si algo sale mal, siempre hacemos lo mismo por miedo a ser baneados. De hecho, la prueba social puede ser más persuasiva que la prueba puramente fáctica.

Le pregunté a la comunidad de SEO de Twitter si alguien alguna vez se sintió presionado a aceptar un factor de clasificación de SEO como un hecho basado en la opinión pública. Varias personas respondieron y hubo un tema interesante sobre el código del sitio.

“Em 2014, um desenvolvedor da web me disse que acreditava fortemente que a proporção de texto para código era um fator de classificação. Por um tempo, acreditei nele porque ele tinha um caso convincente e foi o primeiro desenvolvedor que conheci que tinha um opinião sobre SI EL.

Alicia Roussel

“Hace muchos años, quería que la calidad del código fuera un factor de clasificación. Muchos pensaron que tenía sentido recompensar el código bien escrito. Pero nunca lo fue. Los navegadores tenían que ser muy tolerantes porque la mayoría de las páginas estaban mal construidas. »

Simón Cox

Al igual que con la lucha contra el síndrome del impostor, si construimos una comunidad de SEO más tolerante que esté dispuesta a discutir los problemas con respeto, todos nos beneficiaremos de información más confiable.

2. Información Obsoleta

Cualquiera que publique contenido de SEO es en algún momento culpable de difundir mitos de SEO. Google actualiza sus algoritmos miles de veces al año, lo que significa que se desacreditan las suposiciones y los buenos consejos quedan desactualizados.

Se requiere que los editores de confianza actualicen o eliminen contenido inexacto para evitar la propagación de conceptos erróneos de SEO.

Por ejemplo, en 2019, Google cambió la forma en que maneja los enlaces salientes. Introdujo dos nuevos atributos de enlace para la familia nofollow, UGC y patrocinado, y comenzó a tratar los tres como sugerencias en lugar de ignorar los enlaces nofollow.

Entonces, si escribió sobre los atributos de los enlaces antes de septiembre de 2019, su consejo probablemente esté desactualizado.

Desafortunadamente, la mayoría de los SEO actualizan el contenido porque tiene un bajo rendimiento, no porque sea falso. Entonces, tal vez los editores deberían priorizar la integridad sobre el mérito para fortalecer nuestra comunidad.

3. Aprovecha las tendencias

A veces, los mitos de SEO explotan porque los hechos no pueden mantenerse al día con la viralidad del mito. Uno de mis ejemplos favoritos es la tendencia de palabras clave LSI. Este aparece de vez en cuando en Twitter, y afortunadamente Bill Slawski se apresura a cancelarlo.

Los mitos basados ​​en tendencias se vuelven virales porque aprovechan el miedo a perderse algo (FOMO), y los SEO odian perder la oportunidad de obtener una ventaja competitiva. También resuenan con los SEO, ya que parecen ofrecer una vista secreta de la caja negra de Google.

Si bien las tendencias eventualmente se desvanecerán, seguirán siendo una espina clavada mientras las fuentes originales permanezcan sin cambios.

4. Correlación vs Causalidad

Los mitos más difíciles de desmentir son los basados ​​en datos. No importa cuántas veces Google los exponga, no morirán cuando la gente venga armada con estudios de casos.

Por ejemplo, dominios de coincidencia exacta (EMD). Este artículo enumera varias razones por las que los EMD son buenos para el SEO, utilizando Hotels.com como estudio de caso. Pero este es un clásico argumento del huevo y la gallina. ¿El sitio ocupa el primer lugar en la categoría Hoteles porque es un EMD? ¿O es porque el propietario entendió claramente la estrategia de SEO y priorizó la investigación de palabras clave, la creación de enlaces, los enlaces internos, la velocidad de la página y el marketing de contenido de calidad durante los últimos 27 años?

Tampoco podemos descartar el hecho de que el dominio tiene 42 millones de backlinks.

Pero si quiere escucharlo directamente de la boca, John Mueller de Google dice que los EMD no ofrecen bonificaciones de SEO. Mira lo que dijo en Reddit:

“No hay una bonificación secreta de SEO por tener sus palabras clave en el nombre de dominio. Y para aquellos que ofrecen “pero hay dominios de palabras clave que se clasifican bien”, por supuesto, también puede clasificar bien con un dominio que contiene palabras clave, pero puede clasificar bien con otros nombres de dominio, y un dominio no se clasificará bien solo porque contiene palabras clave.

Esto es obviamente una correlación y no una causalidad.

Para ser claros, apoyo totalmente la ejecución de pruebas de SEO para obtener más información sobre el algoritmo de Google. Pero es increíblemente difícil crear un vacío de señal que impida que las influencias externas distorsionen los resultados. E incluso si puede aislar un factor de clasificación, no tiene forma de saber qué tan fuerte es la señal en comparación con otras señales. En un vacío total, una señal puede ganar. Pero en la naturaleza de Google, puede ser tan débil que prácticamente no existe.

Además, el signo solo puede aplicarse a ciertos tipos de contenido. Ya hemos visto fluctuaciones de señal relacionadas con calificaciones de productos y EAT en áreas YMYL. Incluso si los datos sugieren que algo podría mejorar las clasificaciones orgánicas, ¿qué tan confiable es la información y qué tan importante es la señal?

Todo lo cual significa que debemos tener mucho cuidado al proclamar nuevos factores de clasificación, especialmente si contradicen lo que dice Google o se alejan demasiado de la medida universal de la experiencia del usuario.

5. Es plausible pero no medible

Este grupo de mitos tiene sus raíces en la lógica, lo que lo hace particularmente peligroso y pegajoso. Suelen seguir una fórmula sencilla: si A = B y B = C, entonces A = C.

Aquí hay un ejemplo:

  • Google quiere clasificar el contenido que ofrece una buena experiencia de usuario
  • Si un sitio tiene una tasa de rebote alta, debe proporcionar una experiencia de usuario deficiente.
  • Entonces, una tasa de rebote alta es mala para el SEO

Parece lógico, ¿no? Sin embargo, Google a menudo dice que no puede ver lo que hacen los usuarios en su sitio y no mira la tasa de rebote.

He visto el mismo argumento aplicado al tiempo de permanencia, el tiempo en la página, las tasas de clics SERP (CTR), etc. Para ser claros, Google afirma que CTR no genera clasificaciones orgánicas en los motores de búsqueda, ya que esto generará resultados inundados de spam y contenido de baja calidad.

La mayoría de las veces, estos mitos surgen de diferentes puntos de vista sobre cómo es una buena experiencia de usuario y cómo medirla. Lo que es una buena experiencia para un tipo de investigación puede ser una experiencia terrible para otro. Esta falta de coherencia hace que sea prácticamente imposible identificar las medidas que se pueden proporcionar. en general en todos los sitios de una manera.

En otras palabras, si las posibles señales de la experiencia del usuario dependen de demasiados factores, Google no podrá usarlas. Es por eso que introdujeron la página de actualización de experiencia en 2021, que cuantifica la experiencia del usuario con métricas específicas y universales.

Aquí está tu caña de pescar

En muchos casos, los mitos de SEO caen en más de una de las categorías anteriores, lo que los hace aún más difíciles de disipar. Por esta razón, seguimos viendo publicaciones en las redes sociales que identifican incorrectamente factores de clasificación como densidad de palabras clave, autoridad de dominio, conversiones y metapalabras clave.

Una vez que comprenda algunos conceptos básicos sobre los factores de clasificación, estará mejor equipado para separar la realidad de la ficción y priorizar las iniciativas de SEO que generan la mayor cantidad de tráfico orgánico.

Hágase estas cinco preguntas cuando huela un mito:

  • ¿Es cuantificable y medible?
  • ¿Es escalable?
  • ¿Es esto generalmente cierto o depende del usuario?
  • es compatible con ¿Los objetivos de Google para proporcionar una mejor experiencia de usuario?
  • ¿Google lo ha confirmado o negado públicamente?

Si puede marcar cada una de estas casillas, es posible que tenga un factor de clasificación válido. Pero no confíes en mi palabra. Haz pruebas, pregunta a tus amigos, usa la lógica y confirma tu teoría. Y si todo lo demás falla, pregúntale a John Mueller.


Jonas Sickler es un autor publicado y comercializador digital. Escribe sobre SEO, reputación de marca, alcance de clientes y marketing. Su consejo ha aparecido en cientos de publicaciones, incluidas Forbes, CNBC, CMI y Search Engine Watch. Se puede encontrar en Twitter @JonasSickler.

Suscríbase al boletín informativo Search Engine Watch para obtener información sobre SEO, el panorama de búsqueda, marketing de motores de búsqueda, marketing digital, liderazgo, podcasts y más.

Chatea con nosotros en LinkedIn y gorjeo.

Deja una respuesta

0